martes, 17 de enero de 2023

ENSOÑACIÓN




 



 Se despertó sobresaltada por el griterío que escuchaba a través del cristal de la ventana, no tenía noción de la hora que era ni tampoco quería mirar el reloj para no desvelarse por completo, pero intuía que aún quedaban horas para que amaneciera. No era la primera vez que le ocurría, anteriormente, en un par de ocasiones se había levantado para mirar por la ventana y averiguar qué era lo que ocurría fuera con la mala fortuna de que cuando se asomaba no veía a nadie y el griterío había cesado, por tanto ya no se molestaba en hacer el intento de querer descubrir la procedencia de aquellas voces que la despertaban en mitad de la noche. 


Se dio la vuelta en la cama e intentó conciliar de nuevo el sueño, pero esta vez le costó, se sentía agitada y eso le imposibilitaba dormir. Con las primeras luces del alba decidió poner fin a la noche y de un salto salió de la cama. Desayunaría, pensó, y después quizá bajara a la playa a caminar por la orilla, el rumor del mar siempre la tranquilizaba y seguro que así podría avanzar en el día con otro ánimo después de que las voces nocturnas la arrancaran de los brazos de Morfeo.


Le encantaba sentir cómo sus pies se iban hundiendo en la todavía fría arena de la playa, era una sensación tan relajante y placentera la que le producía su contacto que poco a poco su energía se iba renovando al mismo tiempo que lo hacía su estado de ánimo. Se tumbó en la orilla recibiendo en su piel la caricia de los primeros rayos de sol y se adormeció con el susurro suave del vaivén de las olas. Allí, tendida sobre la fina arena entró en un profundo sueño.


De súbito, una extraña luz que provenía del mar la envolvió por completo, quiso sentarse en la arena, pero su cuerpo no respondía, permanecía inmóvil sin poder articular ningún músculo. La luz cada vez se hacía más densa rodeando su cuerpo y quedar cubierto por una especie de cúpula dorada que comenzó a elevarse muy despacio de la orilla para adentrarse en el mar desde donde despegó como una bola propulsada por las aguas marinas hacia el firmamento.


A pesar del impacto que en su interior se produjo se sentía sosegada, no experimentaba miedo alguno, más bien todo lo contrario,  sentía una inmensa paz. Una sonrisa iluminó su semblante, por fin pudo entender el significado de todo, las voces que la perturbaban en medio de la noche, el insomnio prolongado intentando dar respuesta a su malestar al sentirse una extraña en un mundo en el cual hacía no encajaba. 


Ahora se había hecho consciente de su origen, pertenecía a un mundo de luz donde vida y muerte era un eterno renacimiento y supo entonces que volvería a tomar forma humana de nuevo renacida para comenzar un nuevo ciclo.


La luz se filtraba por los ventanales de la habitación anunciando el nuevo día, despertó del ensueño y sonrió a la vida que la acogía. Se asomó a la ventana y miró hacia el cielo agradecida por el inmenso regalo que el Universo le ofrecía.



Imagen de la red




7 comentarios:

  1. Hola Marina, me as eco sentir muy bellas emociones al leerte, me envolviste en esa ensoñación, en esa playa y arena, en esa luz y esa paz que da el hacerse consciente y descubrirse, reconocerse un Ser nuevo.
    La imagen es preciosa, ya al verla me ha transmitido un gozo almico querida.
    Gracias y que disfrutes el resto del fin de semana y el mes. Un fuerte abrazo para tu bello Ser de amor.

    ResponderEliminar
  2. Me corrijo, me has hecho...
    Tengo dañadas varias teclas de la laptop, y estoy haciendo malabares para no errar, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Harolina, cuanto me alega que hayas sentido esas maravillosas sensaciones que describes, querida. Eres un hermoso Ser con una gran sensibilidad para captar todos los detalles. Gracias por tu bella mirada para con mis humildes letras.
      No te preocupes, Harolina, a mí me pasan también estas cosas, a veces es como si las teclas se engancharan y no obedecen a lo que quiero escribir jajajaj.
      Que tengas también un muy feliz resto de enero que aquí nos ha llegado ya a esta alturas del mes con un invierno tardío de frío intenso.
      Un abrazo enorme con todo mi cariño y gratitud querida amiga.

      Eliminar
  3. Leerte, es como viajar contigo, querida Marina, y de alguna forma, ser parte partícipe de la paz, belleza, amor, del descubrimiento de la luz que somos y del constante renacer. Hay noches, que parecen bajar las estrellas a iluminar nuestro corazón, y nos llevan a comprender más allá del miedo. Nos llevan a nuestro interior.
    Muy buena, esa forma que has tenido del principio, con ese despertar que parece despistar...

    Gracias, amiga, por la belleza que hay en tus letras que ya estaba su significado en tu bello Ser.
    Un abrazo enorme, para cada día de la semana, y más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mila, pues me alegra infinitamente que hayas viajado conmigo a través de este ensueño. Qué decirte? Un enorme placer para mí leer también tan hermoso comentario como complemento de este humilde texto.
      Un abrazo enorme y cálido que envuelva tu bello Ser.
      Que tengas una muy feliz semana, corazón.

      Eliminar
  4. A veces es a través de esas ensoñaciones desde donde se nos revela el sentido de la vida; como si de alguna manera se nos proporcionaran esos secretos existenciales que, quizá, el ser humano no está preparado para saber o escuchar; pero esa luz inmensa que todo lo es, no deja de expresarse más allá de lo coherente y lo tangible; y solo desde esa mirada interior, se consigue ver…

    Tu relato es altamente inspirador, preciosa.
    Un verdadero placer…

    Abrazo grande, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gine, el placer es para mí tu visita y tu bella huella en este humilde espacio.
      Gracias inmensas corazón por tan bello latido.
      Que tengas un maravilloso domingo y un muy feliz comienzo de semana.
      Abrazo enorme con todo mi cariño.

      Eliminar