miércoles, 24 de agosto de 2022

NAMASTE








 Las miradas se encontraron adentrándose en el habitáculo sagrado donde reside el alma. Los ojos se mantuvieron fijos sosteniendo por un instante la mirada, un tiempo suficiente para dar lugar al sublime momento en que las almas se encontraron en una experiencia única, desatando emociones, vibrando juntas conectadas a la misma frecuencia.

Como una descarga eléctrica la emoción recorrió mi ser erizando la piel, anegando los ojos de lágrimas, lágrimas de plenitud que sin contención rodaron en la paz del silencio, deteniendo el tiempo, absorbiendo el espacio por donde el latido se hace eco de serenidad eterna.

Las miradas se encontraron en mutuo reconocimiento en una experiencia que  traspasa los límites de la realidad hacia otra tipo de conciencia. Las miradas se encontraron adentrándose en el templo sagrado en un silencioso dialecto desvelando los misterios que en el interior habitan viajando más allá de la materia del cuerpo.  

Me  reconozco en ti, te reconoces en mí como parte de la misma unidad. Mi alma a la tuya saluda y abraza  compartiendo la paz y el amor en este encuentro de almas.


 NAMASTE🙏



 


Este texto está inspirado en una experiencia que tuve recientemente en clase de yoga. Poder describir la sensación que en mí se produjo me resulta bastante difícil de lo sublime y mágico que fue aquel momento.

Nuestra profesora nos pidió que nos pusiéramos por parejas e intentáramos mirarnos fijamente a lo ojos. Sostener la mirada a veces cuesta como así sucedió entre la compañera de clase y amiga con la que compartí esta experiencia.

En un principio a ambas nos entró la risa, pero de súbito, sin dejar de sostener la mirada la risa se cortó de nuestro semblante dando lugar a una sensación de paz, de felicidad inmensa, como cuando se llega a casa después de un largo viaje. Una intensa emoción se apoderó de mí y se mantuvo hasta después de acabar la clase de yoga con la relajación.

Al terminar lo comentamos y ambas coincidimos en los que habíamos experimentado, sentimos habernos adentrado en el interior la una de la otra tocando nuestras almas sintiendo de forma vívida esa unidad de la que formamos parte. 

Isha, nuestra profesora de yoga, nos explicó el significado de Namaste: 

"Yo honro ese lugar dentro de ti donde habita el Universo entero, cuando tú estás en ese lugar y yo estoy en ese lugar sé que tú y yo somos UNO"


 




Imagen de la red






 










6 comentarios:

  1. Entrar hoy aquí, querida, Marina, me ha parecido más sublime de lo habitual. Ha sido, como entrar en ese templo en el que tú estabas cuando tuviste la experiencia. Sin duda, las Almas nos reconocemos, aún más, en ese silencio absoluto preparado ya, para ser la parte de la otra Alma y viceversa.

    Te agradezco infinito que hayas compartido esta extraordinaria experiencia de plenitud, y te deseo de corazón, que las sensaciones..., las mantengas lo más intactas posible a lo largo de tu existencia.

    Esta vez, los abrazos van incluidos en:
    NAMASTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Mila, fue una experiencia muy especial y única, tanto que me ha resultado muy difícil poder transmitirlo, expresarlo en el texto...
      Me alegra mucho que hayas vivido esa sensación de plenitud a través de mis humildes letras.
      Gracias infinitas Ser hermoso por tu bonita presencia y tus hermosas palabras.
      Abrazo inmenso con todo mi cariño.
      NAMASTE amiga querida.

      Eliminar
  2. Marina, vengo de dejar un comentario en tu entrada anterior, y me maravillo al leer esta hermosa experiencia que con tal magnetismo nos narras de manera poética y muy visual.

    Dicen que los ojos son las ventanas del alma y cuánta razón lleva esta frase, porque a través de ellos podemos visitar mundos desconocidos, pero que nos son muy familiares, esto suena contradictorio, pero es la realidad.
    Adentrarse en el otro, en su mundo interior, a través de sus ojos, es una doble riqueza, porque también nos adentramos sin darnos cuenta en nuestro mundo interior, y nos descubrimos en esencia pura, para darnos cuenta de nuestra conexión álmica, y de nuestro magnetismo, al atraernos y reconocernos en el otro sabiendo que en realidad no somos dos, sino uno. Somos fractales de un mismo Ser, ya que a la vez somos el Ser completo, no nos falta nada.

    Me alegra mucho tu vivencia y espero que tengas muchas mas asi de magnificas y maravillosas.

    El yoga es algo que tengo pendiente y que siempre me sale por doquier, como un recordatorio de que es la solución para mejorar mis dolencias físicas y hasta las psíquicas, y no acabo de encontrar el momento de empezar a practicarlo, pero por un tiempo practique la meditación activa de Osho y tuve experiencias maravillosas, a veces recurro a ellas.

    Namaste querida Marina. Gracias por compartirte en este espacio tan sensible y bello reflejo de tu sensible y bello Ser.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola querida Harolina! No podría haberlo expresado mejor de lo que tú lo has hecho en este bello comentario. Aunque he tenido otras experiencias parecidas esta fue realmente mágica y única.
      Con respecto al yoga, seguro que cuando sea el momento para ti te pondrás a practicar si así ha de ser. La práctica de yoga es una de las prácticas que nos lleva a conectar con nuestro Ser, así como la meditación y otras prácticas que de buen seguro ya conoces.
      Te dejo un abrazo inmenso con todo mi cariño y gratitud.
      NAMASTE mi querida amiga.

      Eliminar
  3. Que maravilloso Marina! siempre un placer leerte. Creo que las palabras son profundas y exactas como tu experiencia. Gracias por compartir!!! abrazo de Luz amiga mia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Lorena, gracias infinitas por tu lectura y tus palabras. Me alegra que te haya gustado.
      Un placer siempre tu presencia en este humilde espacio.
      Abrazo de Luz para ti también amiga querida.

      Eliminar